Trompeta

Los orígenes de este instrumento hay que buscarlos en la prehistoria. El ser humano descubrió que soplando dentro de cualquier objeto que fuese hueco (cañas, caracolas, cuernos de carnero, etc) se obtenían diferentes sonidos.
El descubrimiento de los metales, especialmente el bronce, fue una época muy importante para la construcción de instrumentos, que posteriormente se utilizó para dar una mejor forma y sonoridad a la trompeta.

La boquilla es un de los elementos de la trompeta que por sus formas y dimensiones influye en el sonido. Las primeras trompetas que aparecen de bronce no tienen boquilla, aparecen más tarde unidas al tubo. La trompeta, al igual que todos los instrumentos, con el tiempo fue evolucionando. En principio su forma era recta o un poco curvada, hasta que descubrieron la manera de curvar los tubos y construyeron un tipo de trompeta llamada deslizante o corredera.

A través de los tiempos sigue teniendo muchas transformaciones, hasta que en el año 1839 inventan el actual sistema de pistones Perinet.

La trompeta tiene un puesto muy relevante en la orquesta dándole, junto a los demás instrumentos de la familia viento-metal, fuerza y brillantez.

Un elemento muy importante que ha tenido este instrumento influenciado por el jazz ha sido la utilización de la sordina, que es un aparato de muy diversas formas y materiales que puesto en el pabellón del instrumento modifica el sonido.

El timbre de este instrumento es fuerte, noble y claro.

Pablo Leonar Enseñat

Volver